Ignacio Sojo

En los últimos 6 años ha dedicado su tiempo y estudios a la sostenibilidad, cambio climático, eficiencia energética, gestión de residuos y medioambiente en el ámbito de la consultoría en puestos de cargo medio y alto, liderando equipos de personas. Climate Leadership.

¡Ignacio Sojo ya forma parte de Ciudadanía #PorElClima!

De este modo, se compromete a reducir con sus acciones la contaminación causante del cambio climático en el planeta y contribuir con el cumplimiento del Acuerdo de París.

Ignacio Sojo realiza las siguientes acciones #PorElClima:

Cierro el grifo mientras me cepillo los dientes

Puedes ahorrar una media de 550.000 litros de agua a lo largo de tu vida si cierras el grifo mientras te lavas los dientes.

Coloco sistemas de doble descarga o de interrupción en inodoros

El inodoro es el responsable del 21% del consumo doméstico del agua utilizando cisternas con tecnologías de doble descarga o de interrupción puedes ahorrar hasta un 60% en el mismo.

Consumo agua del grifo

En España se consumen cerca de 10 millones de botellas de agua diarias, pero para producir 1 litro de agua embotellada se utiliza 300 veces más energía que para producir la misma cantidad de agua del grifo. Y no solo es más sostenible, ¡también más barato!

Me ducho en lugar de bañarme

Una ducha de 5 minutos consume 100 litros de agua si se utiliza un cabezal normal y 50 litros con uno equipado con un reductor de caudal. En un baño se consumen hasta 250 litros de agua.

Utilizo dispositivos ahorradores de agua en los grifos y ducha

El consumo en los grifos del lavabo, en la cocina y en la ducha supone alrededor del 55 % del total de agua consumida en el hogar. Utilizando dispositivos ahorradores se puede reducir hasta en un 50 %.

Utilizo el lavavajillas en lugar de fregar a mano

El lavavajillas a carga completa consume 12 litros de agua, 9 veces menos que la que se emplea cuando se friega a mano.

Utilizo grifería termostática

No solo permite ahorrar entre un 20% y un 50% en el consumo de agua sino que, además, al prefijar la temperatura deseada se reduce el consumo de energía.

Optimizo el diseño del jardín

Si tienes la suerte de tener un jardín, en la jardinería de bajo consumo de agua encontrarás una gran aliada: eligiendo bien las especies, reduciendo las zonas de césped y empleando un riego racional y eficiente podrás reducir tu consumo hasta en un 75%

Evito el uso de bolsas de plástico

Una bolsa de plástico puede tardar hasta 500 años en degradarse y nunca llega a desaparecer: se convierten en microplásticos que pasan a todos los hábitats.

Reduzco el uso de productos desechables

Los productos desechables generan emisiones en su producción, transporte y como residuo. Todo un proceso que en la mayoría de los casos tiene una alternativa reutilizable.

Separo y reciclo bombillas y fluorescentes

Una lámpara reciclada permite ahorrar energía gracias a la recuperación de los materiales y reduce las emisiones de CO2 equivalentes a un viaje en coche de 41 km.

Separo y reciclo electrodomésticos y equipos electrónicos

En España se generan un millón de toneladas de basura electrónica, de las que 750.000 podrían ser recicladas. ¡Recuerda este tipo de residuos al Punto Limpio!

Separo y reciclo la materia orgánica

Tratar la materia orgánica genera compost, produce biogás para electricidad y evita emisiones de metano.

Separo y reciclo papel y cartón

El papel que se recoge en España equivale al volumen de 44 estadios de fútbol y supone el 71% del que utilizamos.

Elijo productos con menos embalaje

Cada persona genera en España alrededor de 500 kg de residuos al año y una parte de estos provienen de los envases derivados del consumo de alimentos. Evita consumir productos sobre-envasados.

Reduzco el desperdicio de alimentos

El desperdicio alimentario supone un gran impacto en el medio ambiente y una enorme pérdida de los recursos necesarios para su producción: agua, superficie agrícola y energía.

Apago las luces de mi hogar

Si apagas las luces de las habitaciones en las que no estás, ahorras el 15% de tu consumo y unos 150 euros y 7,25 kg de CO2 al año.

Cocino con las ollas tapadas

Si cocinas tapando la olla, ahorras un 25% de energía y si, además, utilizas el tamaño adecuado puedes ahorrar hasta un 90%.

Mantengo el aire acondicionado por encima de los 27 ºC en verano

Podrás ahorrar hasta en un 24% tu consumo energético. Recuerda que por cada grado que bajes, el consumo de energía asociado con la refrigeración puede subir entre un 7 y un 11%.

Mantengo la calefacción a 19 ºC

El consumo de la calefacción supone el 57,1% del gasto energético en los hogares y, por cada grado que se incrementa, puede aumentar entre un 7% y un 11%

Mantengo la nevera a 5 ºC y el congelador a -18 ºC

La nevera consume el 22,7% de la electricidad del hogar y cada grado menos de temperatura supone un 5% más de consumo.

Mantengo limpias las lámparas y pantallas

De este modo aumentarás la luminosidad sin que crezca el consumo eléctrico ni energético.

Pongo el modo de ahorro en los equipos electrónicos

Las pantallas con modo "ahorro de energía" utilizan entre un 25% y un 60% menos de energía. Menos emisiones para el planeta, más dinero en tu bolsillo.

Programo el termostato para regular la calefacción

La programación de la temperatura de la calefacción permite obtener la temperatura adecuada en el momento necesario y conseguir hasta un 13% de ahorro de energía.

Regulo la iluminación

Consigue un ambiente más confortable y ahorra dinero adaptando las luces. La iluminación localizada es la ideal.

Uso programas de lavado en frío

Entre el 80% y el 85% de la energía que consume una lavadora se requiere para calentar el agua del proceso de lavado.

Utilizo el calor residual de la vitrocerámica

Adelantando el apagado de la placa se ahorra energía y la comida se sigue cocinando gracias al calor residual.

Utilizo el microondas en lugar del horno

El microondas consume un 65% menos de energía que un horno convencional. Siempre que puedas, utilízalo.

Utilizo el programa ECO de los electrodomésticos

Un programa de lavado a 90°C consume casi el doble de energía eléctrica que un programa a 60°C. Si utilizas el programa ECO puedes ahorrar hasta en un 80% el consumo de energía en este proceso.

Utilizo iluminación LED

Con bombillas LED ahorras hasta un 80% de la energía consumida en comparación con las bombillas tradicionales. Además, mejoras en calidad de luz.

Utilizo los electrodomésticos a plena carga

Si utilizas los electrodomésticos a plena carga, optimizas su uso y ahorras dinero y CO2.

Contrato electricidad procedente de fuentes renovables

De este modo, las emisiones de CO2 serán cero, sin importar tu consumo. Y no te costará más.

Selecciono electrodomésticos de eficiencia alta

Los equipos con etiquetado energético de la clase más alta son los más eficientes y pueden generar importantes ahorros en la factura eléctrica y menores emisiones de CO2. El menor consumo de energía a largo de la vida útil del electrodoméstico compensará su coste inicial.

Realizo una conducción eficiente

La conducción eficiente permite conseguir un ahorro medio de carburante y de emisiones de CO2 del 15%.

Elijo el medio de transporte más eficiente para cada trayecto

En un trayecto de 300 km, el tren consume casi 10 veces menos que el avión.

Elijo un coche con menos emisiones de CO2 por km

Si tu coche pesa mucho, tiene mucha potencia o es antiguo, emite más CO2.

Elijo un coche eléctrico

Un coche eléctrico no genera emisiones directas y, si se carga con fuentes renovables, se convierte en 0 emisiones.

Elijo un coche híbrido

El ahorro de los coches híbridos llega al 53%, frente a un coche de gasolina, y al 40% respecto a un diésel.

Planto árboles para reducir mi huella de carbono

Los árboles son capaces de capturar CO2, contribuyendo así a la conservación de nuestros bosques y a la lucha frente al cambio climático.

Consumo productos locales y de temporada

Consumir productos locales y de temporada tiene muchas ventajas: menos emisiones, mejor calidad de los productos y ahorro de dinero.

Top